Menú Cerrar

Cómo abrir una puerta con una tarjeta 💳

Cuando nos quedamos sin llave el primer método que nos viene a la mente es el de abrir una puerta con una tarjeta ¿Quién no se ha quedado fuera de casa sin saber cómo entrar sin tener que acudir a un cerrajero 24 horas? Esto pasa muchas veces, ya sea por ir con prisas, estar un poco despistados o, simplemente, por haber perdido las llaves de casa.

Existen muchos métodos para abrir la puerta sin tener que acudir a una cerrajería o sin tener que gastarse el dinero en un cerrajero 24 horas para que te solucione el problema. Algunos de estos métodos dejarán la puerta intacta y, en cambio, otros pueden dañarla, como es el caso del taladro si no hay otro remedio. Es por ello que en este post te queremos explicar el método más utilizado y fácil que no dañará tu puerta. Sí, estamos hablado de abrir una puerta con una tarjeta. 

¿Debo intentar abrir una puerta con una tarjeta?

Si alguna vez has llamado a algún cerrajero 24 horas, seguro que también sabes que se puede abrir con una radiografía, aunque no es común tener una a mano cuando te quedas fuera de casa, pero algo que sí tienes en tu cartera es alguna tarjeta que te ayudará a entrar en tu casa. Nuestra recomendación es que hagamos uso de estos profesionales para evitar daños.

cómo abrir puerta con tarjeta

Antes de explicarte cómo abrir una puerta con una tarjeta primero debes reconocer qué tipo de cerradura tiene, porque puede que el truco no funcione en la puerta en cuestión y que tengas que llamar a un cerrajero 24 horas para que la abra de la manera más adecuada posible sin causar daño alguno, o acudir a una cerrajería a comprar alguna herramienta especial.

¿Abrir una puerta con una tarjeta en cualquier cerradura?

Hay muchos tipos de cerraduras en el mercado, pero las más comunes son la embutida y la sobrepuesta.

Cerradura embutida: las cerraduras embutidas o empotradas son muy populares, las más seguras y las más estéticas porque solo se ve el hueco por donde entra la llave, ya que la cerradura en sí va en el interior de la misma puerta.

Abrir una puerta con una tarjeta con esta cerradura será un poco más difícil porque están hechas para que sean más seguras. Si te es imposible abrir una puerta con una tarjeta con este tipo de cerradura siempre puedes acudir a una cerrajería y hacerte con un pack de ganzúas o una llave bumping o llamar a un cerrajero 24 horas.

Cerradura sobrepuesta: este tipo de cerradura, como bien dice su nombre, se sobrepone en una puerta, es decir, no va en el interior de la puerta como en el caso anterior sino que se ve perfectamente. Se suelen colocar en puertas de madera que no tienen mucho grosor. Abrir una puerta con una tarjeta es mucho más fácil si la cerradura es sobrepuesta.

Sin embargo, aunque sean las más fáciles de abrir se les puede incluir otros mecanismos para hacerlas más seguras y evitar las aperturas no deseadas.

Abrir una puerta con tarjeta paso a paso

Ahora que ya conoces un poco las cerraduras más comunes te vamos a explicar cómo abrir una puerta con una tarjeta.

Este método funciona tanto si no se ha pasado la llave como en el caso de que sí se haya dado la vuelta a la llave para cerrar bien la puerta, aunque será un poco más complicado. También debes saber que pasar la tarjeta es más fácil en puertas antiguas, sobre todo si tienen pomo, y con cerraduras básicas, como las sobrepuestas pero sin ningún método de seguridad adicional, por lo que si ves que se te complica la maniobra mejor acude a tu cerrajería de confianza o llama a un cerrajero 24 horas.

tarjeta para abrir una puerta

A veces es mejor optar por contratar a un profesional y que abra la puerta sin rotura a que lo hagas tú mismo y acabes rompiendo la puerta.

Primeras consideraciones para abrir esa puerta que se resiste con una tarjeta

Escoge alguna tarjeta de grande, que tenga algo de flexibilidad y lo suficientemente resistente para empujar el pestillo hacia dentro. Evita las tarjetas bancarias porque es posible que acaben averiadas y que ya no las puedas utilizar después de abrir la puerta. Las tarjetas laminadas funcionan muy bien, como las tarjetas de regalo o de afiliación a algún comercio.

Te explicaremos varias técnicas para que abras la puerta con una tarjeta y/o con la ayuda de otros objetos para que no tengas que acudir a un cerrajero 24 horas o a la cerrajería a por utensilios profesionales.

Primer modo para abrir una puerta con una tarjeta

  1.  Introduce la tarjeta en el hueco que existe entre la puerta y el marco. Tienes que colocarla encima de la cerradura, no debajo.
  2.  Coloca la tarjeta hacia abajo e intenta colocarla detrás del pestillo de la cerradura.
  3.  Poco a poco ve empujando la tarjeta hacia ti. A la vez debes ir girando el pomo o empujando el manillar. La tarjeta se tendrá que deslizar en medio del pestillo y del marco de la puerta haciendo que esta se abra.

Segunda manera para abrir una puerta con una tarjeta

  1.  Al igual que en el caso anterior, introduce la tarjeta por la parte de arriba de la cerradura y en medio de la puerta y el marco.
  2.  Ve moviendo la tarjeta de lado a lado. Tienes que hacer más presión hacia el lado de la puerta para que encaje. Si no consigue encajar dobla la tarjeta, como si formara un ángulo de 90º grados, para poder introducirla mejor. Si empujas la puerta hacia atrás te será mucho más fácil.
  3.  Ahora dobla la tarjeta hacia el otro lado e intenta enderezarla nuevo. Con este movimiento ayudarás a que la tarjeta se introduzca con más fuerza.

Coge la manilla o el pomo de la puerta y ve muévela hacia delante y atrás, mientras con la otra mano vas moviendo la tarjeta para que la cerradura acabe cediendo y abra la puerta.

Tercer modo: con una tarjeta y una botella de plástico

En esta ocasión acompaña tu tarjeta con una botella de plástico para poder abrir la puerta.

maneras de abrir una puerta con una tarjeta

  1.  Rompe la botella y corta varios trozos.
  2.  Vuelve a introducir la tarjeta en el hueco de la puerta y el marco. Cuando veas que la tarjeta no se puede mover coge el trozo de plástico que cortaste y mételo en el mismo hueco anterior. Debes de hacerlo desde arriba hacia abajo y rápido. La presión que ejerce el plástico sobre la tarjeta hará que se abra la puerta. No te preocupes si no te sale a la primera, puedes repetirlo varias veces. Por ello es importante que cortes varios trozos de la botella, para poder utilizar otros en el caso de que se rompan o se doblen.

Cuarta manera: con una tarjeta y un cuchillo

Para esta técnica necesitarás un cuchillo fino porque tienes que introducirlo dentro de la cerradura. Seguro que tendrás que acudir a algún vecino para que te preste el cuchillo, así que de paso pídele ayuda porque con este método porque es mejor tener a otra persona.

  1.  Como bien mencionamos antes, introduce el cuchillo dentro de la cerradura. Luego coloca la tarjeta entre la puerta y el marco.
  2.  Realiza giros con el cuchillo, deben ser pequeños y con algo de fuerza, pero tienes que tener cuidado para no romperlo dentro de la cerradura. Cuando se hagan esos giros introduce la tarjeta con mucha fuerza.
  3.  El movimiento de estos dos objetos hará que el cerrojo vaya cediendo y que la puerta se abra.

Seguro que con estos tres métodos podrás abrir una puerta con una tarjeta sin problema. Sin embargo, si tras mucho esfuerzo y práctica no has conseguido abrirla no te queda va a quedar más remedio que llamar a un cerrajero 24 horas para que la abra. Al ser un profesional, sabrá cuál es la mejor técnica para abrirla según el tipo de puerta que sea y sin dañarla. Cuando acuda fíjate bien en cómo la ha abierto para que, si en otra ocasión te quedas fuera de casa, puedas abrirla sin tener que llamar de nuevo a un cerrajero 24 horas, sobre todo porque es es bien sabido que los cerrajeros 24 no se caracterizan por tener unos precios económicos, ya que se trata de una urgencia y van a cobrar como tal.

Es posible con una tarjeta pero es mejor llamar a un cerrajero para evitar que se agrave la situación

Si quieres ahorrarte algo de dinero siempre puedes acudir a una cerrajería cercana y explicarle al cerrajero que has intentado abrir una puerta con una tarjeta y que no has podido. Deberás detallar bien qué tipo de puerta es y qué cierre tiene para que te puedan ofrecer los utensilios más adecuados para abrirla y sin hacerle ningún daño a la puerta.

Por lo general, las cerrajerías suelen tener de todo para abrir una puerta, desde ganzúas, destornilladores hasta llaves bumping. Asegúrate de pedirle las correctas indicaciones de cómo debes utilizar las utensilios que compres para que no tengas que volver a la cerrajería varias veces.

Esperamos que con estos métodos puedas abrir una puerta con una tarjeta sin problema. Al principio se te puede hacer más difícil de lo normal porque no eres un cerrajero, pero con paciencia y maña podrás abrir la puerta con una tarjeta en menos de lo que te esperas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *